G-54M5LQ175L

A todas nos gustaría tener un ramo de flores que no pierda su color ni naturaleza con el paso del tiempo. Que, aunque pasen semanas, permanezca igual que el primer día. Todo es posible con las flores preservadas, pero atención, necesitas saber cuáles son sus cuidados.

A pesar de su extraordinaria duración, hay ciertos tips que debemos conocer sobre las flores preservadas para que duren el tiempo que esperamos. Si sabes cómo cuidarlas, podrás permitirte que durante este tiempo de permanencia se mantengan en perfecto estado.

Lejos de lo que podamos creer, estos consejos que debes seguir no son nada complicados. Tan sólo basta con conocer cuáles pueden ser los enemigos de su duración. ¡Ahora te lo contamos cuáles son los 5 cuidados para alargar la vida de las flores preservadas!

1. Evitar la luz del sol

Ramo Broho by Isabel Gavt

Este es uno de los cuidados claves de las flores preservadas para su mantenimiento. En otras palabras, es un aspecto fundamental para poder alargar la vida de nuestras flores. A diferencia de las plantas de exterior o las plantas de interior, a las flores preservadas no les sienta nada bien estar expuestas al sol.

Recordemos que son flores liofilizadas y que su tejido vegetal se ha rellenado con glicerina, por lo que el sol no es necesario, y, además, puede llegar a ser perjudicial. Es sencillo poder comprender cual es la transcendencia que el sol puede tener sobre las flores preservadas. Y es que los rayos aceleran el proceso de secado del líquido con base de glicerina que conserva las flores.

2. No estar en un ambiente húmedo

Este es otro aspecto importante, pues la humedad es un gran enemigo de las flores preservadas. Tenerlas en un ambiente así puede hacer que se pudran, por lo que es importante buscarles un lugar lo más seco posible.

Además, tampoco es recomendable colocarlas en un lugar con corrientes de aire, ni cerca de fuentes de calor como pueden ser los radiadores o los focos de luz.

3. Eliminar el polvo con cuidado

Tratar las flores con cuidado es importante para su mantenimiento. Es un detalle que puede verse desde un punto de vista estético pero que es, realmente, clave en su conservación. Aunque este tipo de flores no necesitan hacer la fotosíntesis, el polvo sí puede dañar la estructura de pétalos y hojas.

Y aquí viene la duda: ¿cómo limpiarla? Sencillo: usando siempre un plumero o, en su defecto, un paño suave.

Centro de flores Brioni

Ramo Brioni by Isabel Gavt

4. No aplastar los pétalos

Este es otro de los cuidados de las flores preservadas que debemos tener en cuenta. Al no contar con savia, este tipo de flores no tienen la elasticidad propia de las flores naturales. En definitiva, las flores preservadas son más delicadas y por eso deben tratarse con más cuidado. Por eso, aplastar pétalos o flores puede provocar su rotura.

5. No ponerlas nunca en agua

Lo más común cuando compras un ramo de flores es meterlas en un vaso o un jarrón con agua. Pero atención, porque las cosas no funcionan igual con las flores preservadas. Aunque creas que es una buena idea meter tus flores en agua o consideres que necesitan hidratación ¡no se te ocurra!

Como sucede con la humedad, el agua puede hacer que se pudran. Si quieres que tus flores preservadas se mantengan sanas en el tiempo aléjalas del agua. Podrás ponerlas en un jarrón siempre y cuando este no contenga ningún líquido.

¿Qué os han parecido nuestros tips? Son sencillos y muy fáciles de llevar a cabo, es imposible perderse. Con tan solo seguir estos pasos para el cuidado de las flores preservadas, podrás alargar todavía más la vida de las tuyas. ¡Eso sí, si algo no te ha quedado claro, no dudes en contactarnos!

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?